Blogia
De viaje por Asia - Cronicas - Fotos - Relatos - - Siberia | China | Laos | Vietnam | Myanmar

Apocalipsis Hanoi

Vietnam - Hanoi / Halong Bay

Todas las fotos de Vietnam aqui en HTML o Flash

No me acuerdo qué peli es, creo que una de Indiana Jones, que empieza con un: "Singapore 1946" y se ven calles estrechas llenas de gente, señoras cargando cestos al hombro, motos, bicis, ruido, lluvia, letreros de neón en chino, puestos de comida humeantes; todo muy apretado y lleno de humanidad. Cuando vine a Asia por primera vez me esperaba encontrar algo así, pero no fue el caso. He pasado por muchas de las grandes urbes -Tokio, Hong Kong, Shanghai, Pekin...- y ni rastro. Hace mucho que les lavaron la cara.... a todas menos una: Hanoi. Cuando menos me lo esperaba me encontré inmerso de ese preciso escenario caótico.

Hanoi es una ciudad alucinante y a la vez el sitio menos humanamente habitable que he pisado. Normalmente pienso que no me importaría vivir, aunque fuese una temporada, en las ciudades que me gustan. Hanoi es la excepción. Me encanta pero es un infierno. A su lado Pekin o Hongkong parecen parques de atracciones.

Las calles de la parte vieja no son muy anchas y sus aceras menos todavía. Muchas de las casas son tirando a antiguas y con una arquitectura especial. La mayoría tienen la fachada estrecha pero mucho fondo. A juzgar por la cantidad de habitaciones que, incluso en los hoteles, no tiene ventanas, debe de haber miles de familias viviendo sin luz del día. Además de las calles principales hay una especie callejones casi túneles que perforan las manzanas de casas demasiado apretadas. A esas callejas oscuras y lúgubres se abren muchas puertas, habitaciones y negocios que están demasiado escondidos como para tener clientes, pero aun así, tienen. Quizás por esa falta de aire, los hanoitas (o como carajo se diga) lo hacen todo en la calle, como si no hubiera ya bastante follón fuera! La calle es el dominio de las motos. Hay trillones y no exagero ni un billón. Se mueven en un orden y dirección aleatoria, bastante rápido y pitando mucho. En Asia en general la gente usa mucho el claxon al conducir, pero aquí son los reyes. Basta decir que hacen tuning de claxon para que suene mas y mejor. Los camiones llevan unas especies de sirenas de fabrica polifónicas y las motos unas bocinas de repetición que parecen ametralladoras.

Esas calles atestadas tienen todavía nombres gremiales: atauderos, aceiteros, incienseros y miles de cosas raras más. Aunque los nombres ya no describen el tipo de comercio casi nunca, sigue habiendo muchas calles que concentran toda la actividad de un ramo: farolillos, bambu, hojalateros, imprentas....Muy pintoresco. Tampoco faltan calles donde el gremio predominante es el de los cazadores de guiris, para que mentir, pero eso no hace desmerecer el conjunto.

Seria un lugar muy agradable para pasear si no fuese porque tienes que hacerlo en la calzada compitiendo por el espacio con las motos. Las exiguas aceras sirven de kilométricos parkings. Los huecos libres que podrían ser transitables ya se han encargado de ocuparlos los tenderos y sobre todo miles de chiringuitos de comida minúsculos. La consecuencia es que tienes que vagar en un a jungla móvil de motos con mil ojos y temiendo por tu vida a cada paso. La salsa que baña todo eso es un estruendo infernal, una cacofonía ensordecedora de motos, cocinas, artesanos martilleando, gritos (obviamente están todos sordos y se tienen que gritar), bocinas....nunca me había puesto tapones para los oídos por la calle pero aquí tuve que recurrir a ellos para no volverme tarumbi. Para mejorar la postal pon un poco de lluvia. Los días tórridos y soleados se acabaron al poco de entrar en Vietnam. Parece ser que he calculado mi itinerario estratégicamente para pillar lluvias en todos los países por los que paso. Soy un genio.

Bueno, pues con las cosas así te vas a explorar. No hay grandes monumentos a parte del complejo dedicado a Ho Chi Min, que es otro líder comunista convertido en cecina y expuesto al publico como varios coleguitas del ramo (Lenin, Mao y Kim Il Sung). Tambien hay una catedral católica bastante maja, varios mercados tan atestados y tan claustrofóbicos como las calles, un gran lago y una parte nueva mucho mas espaciosa llena de árboles, edificios coloniales y grandes avenidas.

Otro gran descubrimiento en Hanoi fueron los "bia hoi", que al parecer existen en todas las ciudades grandes. Se trata de una especie de chiringuitos donde sirven cañas de cerveza fresca hecha en el día y consumida en el día. El vaso cuesta 10 céntimos de euro o sea que sale bastante económico invitar a una ronda a todo el chiringuito. Suelen estar en las aceras de las esquinas y es bastante agradable sentarse a beber un par mientras el caos sigue fluyendo a 10 centímetros de tu taburete.

Aunque he recibido (merecidas) criticas de que me quejo mucho y cuento poco, no puedo dejar pasar el capitulo de Hanoi sin incluir a sus malas gentes que son muchas y tenaces. En el elenco de estrellas tenemos hosteleros sin escrúpulos que te dan habitaciones con goteras y ratas y te piden mas dinero si quieres una sin rata. Hosteleros que te intentan vender todo tipo viajes y servicios y que te dejan de hablar si los contratas en otro sitio y que luego se inventan excusas para sacarte lo que no han podido sacar vendiéndote motos. Pero por encima de todos, los campeones del tedio y las mala folla, son los conductores de mototaxi. Cuando te ven y te eligen como presa tienes enfado asegurado. Da igual que les digas que no una, dos, tres, veces con sonrisa, sin sonrisa, de buenas, de malas, te siguen e insisten. Sacas un mapa y se meten por medio; te paras a hacer una foto y te acosan. Cuando todo falla intentan hacerse tu amigo o practicando idiomas....te preguntan de donde eres y otras cosas que no vienen al caso para cazar tu atención hasta que huyes o los mandas a tomar por saco de malas maneras. No se porque la guerra con los yanquis duro tanto. Podrían haber mandado un batallón de conductores de mototaxi a Saigon y habrían acabado con la moral y el aguante de las tropas americanas en cuestión de días.

Asi, disfrutar de la ciudad que es una maravilla, se convierte en una lucha contra el mal humor que te genera estar rodeado por esa telaraña de engaños y malas formas en la que te enganchas cada dos por tres. Una pena.

Debido a la fatiga que llevaba acumulada y para evitar mas disgustos o que me terminase explotando alguna vena, decidí que mi viaje a Halong Bay lo haría con una agencia pija. Un gran acierto. Pague casi el doble que en una de las miles de agencias gurruminas que abundan por doquier, pero fue como la seda. Después de cinco días en el caos, los tres días de mar, paisajes, buena comida y paz fueron como una pomada anímica.

Halong Bai no solo se parece -como alguno ya ha notado- al mar en el que huye la pareja de la peli "Indochina", ES ese mar. El comienzo de la travesía me dio un poco de miedo porque todos los grupos de turistas embarcan en el mismo puerto y parece la entrada de Port Aventura, pero una vez en el mar da lo mismo. El paisaje es simplemente alucinante. Creo que las fotos le hacen mas justicia que cualquier descripción pseudo poética. El viaje "supercaro" que elegí fue un acierto absoluto. La guía (mi primera guía en dos meses) era adorable, competente y nos contó miles de cosas interesantes. El barco era nuevo, estaba limpio inmaculado, los camarotes eran cómodos y estábamos muy anchos, la comida era excelente....todo impecable. Un placer. Nos llevaron siempre por rutas poco transitadas y estuvimos solos la mayor parte del tiempo: de picnik en una cala escondida, haciendo kayak en una reserva natural, durmiendo en una isla donde han construido bungaloses... Nunca el viejo "you get what you pay for" había sido tan cierto.

A la vuelta de Halong empecé el camino en tren hacia mi ultima parada en Vietnam antes de cruzar a China: Sapa y comarca, pero eso será otro episodio (que contare con el debido retraso desde Pekín, donde ya estoy cómodamente sentado en mi ordenador)


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

MARIA -

YA TENIA YO GANAS DE QUE ALGUNA VEZ ENCONTRARAS ALGUN BARCO BUENO Y ALOJAMIENTO ESTUPENDO

Nor -

Gracias!
Pensaba comprarme "Indochina", pero si ademas de los pedruscos de Halong Bay se pueden ver señoritas semidesnudas y explosiones, me replanteo la cuestion y me compro de Bond... Cual es?
Tomaos muchas copas a mi salud!! Que rabia no estar!

Toni -

Hola Norber!
Tus comentarios del gentuzamen vietnamita parecen salidos directamente de la boca del mismísimo Perito. Mola. Acojonantes fotos. La de la viejata papeando y descojonándose me ha encantado y me ha recordado al Geni Tortuga comiéndose el arroz a toda hostia. Lo de Halong tiene que ser impresionante y te recuerdo que, además de las escenas de Indochina, también ha estado por allí James Bond rodeado de tías semidesnudas haciendo de las suyas (no es tan cultureta pero también mola).
En un par de semanas ponen tus fotos en el Centro Joven, junto con las del Chus. Allí estaremos en la inauguración y me beberé algo en tu honor.
Un abrazo. A ver si nos vemos pronto.

Toni
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres